La sociedad Romana Domus ha nacido para acoger a estudiantes de todo el mundo que cada año vienen a Roma a realizar sus estudios universitarios.

Hoy en día los alojamientos tienden a reagruparse y desarrollarse en grandes edificios englobando un gran número de personas: Romana Domus propone en cambio, alojamientos de una capacidad no mayor de 10/15 personas, divididos en masculino y femenino y distribuidos por diversas área de la ciudad.

Esto da la posibilidad a cada uno de poder elegir el alojamiento más cercano a su universidad y una mayor libertad siempre dentro de un reglamento que garantice el respeto y la convivencia recíprocos entre coinquilinos.

Además, los estudiantes tienen la posibilidad de poder elegir entre una amplia gama de precios, para así poder adecuar y modificar mejor su petición a sus propias necesidades.

De ahí viene la fuerza del proyecto de Romana Domus, que con una estructura flexible y adecuada a las necesidades de casa uno, ofrece a cada estudiante la posibilidad de elegir el proprio coste de su estancia según la localización del proprio alojamiento, según el tipo de habitación (individual o doble) y según los servicios solicitados.

Los alojamientos disponen, además de las habitaciones donde se podrá dormir y estudiar, áreas comunes donde se podrá cocinar y compartir todos juntos momentos de descanso y convivencia.

Todos los alojamientos dispondrán de un mínimo de servicios básicos: wi-fi gratuito, limpieza y cambio de lavandería semanales. Además el personal de la Romana Domus estará en contacto con los inquilinos para supervisar las residencias y atender sus quejas y sugerencias de mejora.

Además se podrán acordar servicios personalizados: limpieza adicionales, servicio de lavandería, alquiler de coches, transportes al aeropuerto, etc. Todos los estudiantes tendrán también a disposición descuentos para los servicios de restaurante, gimnasio y compras diversas de la vida cotidiana. Dispondrán de un mapa con nuestros establecimientos concertados. La idea que mueve este proyecto es ofrecer a los estudiantes una experiencia que les anime no solo a volver a nuestras residencias sino también a promoverlas entre otras personas de su edad. Deseamos crear un ambiente tranquilo y en el que se promueva la creación de una comunidad culturalmente rica e amigable en un contexto de estudio y formación universitaria.